viernes, 17 de julio de 2020

Notas Biográficas de Teresin Jaén "El Rey"



Origen y Evolución Musical

Tereso De Jesús Jaén, nació en la Ciudad de Las Tablas, corregimiento de Palmira, provincia de Los Santos, el 23 de Junio de 1942.  Posteriormente, su familia se trasladó al corregimiento de Sesteadero en dónde aprendió a tocar el acordeón. El arte musical lo heredó de su abuelo paterno Teresin Jaén,

quien fue un experto violinista, y que desde muy temprana edad tocaba el acordeón con facilidad. 
 

Teresin practicaba con el acordeón de su hermano Salvador.  Las primeras canciones que tocó fueron “Me voy con Soledad” y  “Comiendo Caramelos”, muy famosas durante su infancia y adolescencia.  Tocaba la churuca en el conjunto de su hermano Salvador Jaén y tuvo su primer encuentro con el público en el pueblo de Quindi, distrito de Pedasí, a finales de la década del 50.  Esto se dio debido a que, en ese entonces, su hermano sufrió un percance al caerle una partícula en el ojo, causándole una reacción alérgica, lo que le impidió atender dicho evento. Ante esta situación, Teresin deja la churuca, toma el acordeón y amenizó el baile durante toda la noche.

A los 17 años de edad, en 1959, Teresin decide tomar el camino de la música en lugar del de la agricultura e inicia su carrera profesional musical, siendo su  primera gran presentación en Calle Arriba de Las Tablas, durante el Carnaval.  Luego funda su conjunto al que llamó “Alma Interiorana”.

 

Desarrollo de su estilo y producción musical

Con la ayuda de Salvador Medina y “Papito” González, logra que Agustín “Tincito” Decerega, propietario del Club Santeño en la ciudad de Panamá (ubicado frente a la emisora “La Voz del

Pueblo”, cerca de calle 17), le permitiera realizar una presentación en su jardín en la década del 60, la cual fue lleno completo. A partir de allí, Teresin toca sus presentaciones en el Jardín La Pollera, en los toldos de la avenida Central, en Calidonia; y en el Club Santeño.  Sus presentaciones se caracterizaban por el éxito en taquilla y los llenos completos, de allí su apodo “El Taquillero”.

Hace su primera presentación musical para todo el país, en la ciudad capital, a través del programa “Monte Adentro” dirigido por Rodrigo Rodríguez y Antonio “Toño” Díaz, en la emisora Ondas Istmeñas, entonces ubicada en el edificio IBM en la Avenida México  y Calle 33.

  

Según nos dice el notable folclorista y compositor Antonio

“Toño” Díaz: “desde sus inicios, Teresin se caracterizó por ejecutar un ritmo diferente, como una especie de picado y brincadito, que lo hizo rápidamente conocido entre las masas populares las cuales lo distinguieron con los apodos de “El Zurdito de Oro”, “El Taquillero”, y “El Rey”, elevándolo al salón de la fama de la música típica nacional”.

Compadre y amigo personal de Don Rodrigo Escobar Tamayo, Teresin Jaén grabó con el sello Tamayo más de 580 canciones lanzadas en discos de 45 revoluciones por minuto, Long Play y Discos Compactos.

Muchos de sus temas son considerados clásicos de la música típica panameña, como “Quiéreme como yo te quiero”, conocida en el interior como “La Cocorocha”, y su primer disco de 45 revoluciones por minuto, con los temas “Borracho y Amanecido” y “Rosa” (dedicado a su madre), del cual se vendieron  más de 20 mil copias, un récord en los años 70.

Teresin recuerda que su música se caracterizaba por tener poca participación de la saloma femenina, ya que su canto gustaba mucho. “…Yo fui el primero que cobró 3 mil dólares por una noche de baile en la década del 70”, decía con orgullo.

 

Teresin Jaén un hombre sencillo, sensible, sentimental,

tímido y generoso, fue el creador de un estilo musical que impacto para siempre el gusto musical de los panameños, quienes en cada presentación de “El Taquillero” llenaron a máxima capacidad los mayores salones de baile de Panamá. Sus canciones ocupan un lugar importante en el salón de la fama de la música panameña. Fue un gran bohemio que amaba la música, la campiña, el folklore y la parranda.

Murió el 8 de agosto de 2004, en un accidente de tránsito al ser arrollado frente a la casa del folklore en Las Tablas, por un vehículo que transitaba la recién inaugurada vía las Tablas – Pedasí; dejando tras de sí un legado musical que vive por siempre en el alma y el corazón de sus miles de seguidores como tributo a la gloria del rey del acordeón.

Disfrute la discografía de Teresin Jaén "El Rey"













domingo, 5 de julio de 2020

Notas Biográficas de Dagoberto "Yin" Carrizo El Cantor de La Patria


Dagoberto Carrizo Medrano nació en la ciudad de Ocú, provincia de Herrera el 5 de julio de 1939, hijo de Leonardo Carrizo Díaz y Lucila del Carmen Medrano. Sus hermanos son: Leonardo, Celso Gustavo “Checho”, Marco Tulio y Rolando Olmedo.
Desde la niñez temprana se levanto con el sueño de componer canciones que todo el mundo bailara. A los 5 años inicio con la armónica y a los 9 años su madre le compró su primer acordeón.
A la edad de 12 años ingresa a la escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena y forma parte del conjunto folklórico del plantel, cuya directora le pide que viaje a Las Tablas a “aprenderse piezas de allá”, a lo que Yin recuerda haberle respondido cortésmente  “yo no tengo que ir allá, si quiere yo le compongo las piezas”.
A la edad de 13 años escribe su primera composición “Viva Panamá”. Yin comenta que la letra habla de polleras y montunos porque él estaba en el conjunto folklórico.  Cuando la directora le pregunta que quién era el autor de las piezas que tocaba, “como no le daban valor a lo hecho por uno, le dije que la aprendí en Las Tablas”. Entonces fueron incorporadas al repertorio del conjunto sus primeras piezas: Viva Panamá, Carnaval Ocueño, Marisol, Noche Buena, Favorito Cazan e Inspiración de mi Acordeón.
A partir de 1952 y por 6 años consecutivos, obtuvo el primer premio en el concurso de acordeón que organizaba la profesora Dora Pérez de Zarate durante la semana del maíz en la Escuela Profesional Isabel Herrera Obaldía, evento en el que también obtuvo el primer premio en el concurso de tambor pujador.
Pronto fue conocido en todo Azuero el talento del joven Yin, cuya propuesta musical lleva el tamborito y la tamborera con un estilo romántico al acordeón. Sus piezas musicales empezaron a ser interpretadas por José Vergara, Ceferino Nieto y Dorindo Cárdenas.
En 1958 se gradúa de la escuela Normal y empieza a trabajar en la Asamblea de Diputados donde manejaba el mimeógrafo, por 82 balboas mensuales. 
En 1960 Yin es contratado para tocar los cuatro días de carnaval en la pista “Los Dos Mangos” ubicada en calle 1ra. de Santiago de Veraguas por 40 balboas por noche.  Al terminar los carnavales los dueños de la pista le duplicaron el pago por el éxito obtenido ya que durante las fiestas de carnaval de nueve bailes, el único exitoso fue el de Yin Carrizo. En este momento, y dada la gran acogida del público a su música, Yin decide dedicarse por entero a su carrera musical y funda su propio conjunto al cual le dio el nombre de su primera composición “Viva Panamá”, teniendo un rápido ascenso a raíz de las fiestas de Monagrillo, cuando logro consolidar el favoritismo del público. Su estilo diferente, su amor a Panamá y las melodías cadenciosas que interpreta provocaron que el público lo llamara “El Cantor de la Patria” y “El Romántico del Acordeón”.
Su primera cantante fue Reyna Cedeño, a la misma la sucedería la internacionalmente famosa Catalina del Carmen Carrasco Aguilar también conocida como “Catita de Panamá”.

En 1963 debutó en la ciudad de Panamá en el “Club 24” ubicado en la Avenida Central (cerca del jardín La Pollera) y posteriormente en el “Club Ticeño” y en el “Jardín Orgullo de Azuero”, obteniendo llenos completos.
En 1965 graba su primer disco de 45 RPM con los temas “Inspiración de mi acordeón” y “la Pajarita”.  Posteriormente graba su segundo disco con los temas “Trajecito de Organdí” y “La Aparición”.  En 1967 Yin Carrizo es el primer artista típico que se presenta en el Club Unión de la ciudad de Panamá.
En 1969 graba el tema “Julia” de la autoría de Joaquín “Chin” Carrizo el cual rápidamente se convierte en un súper éxito internacional que obtuvo disco de platino bajo el sello Tamayo.
En 1970 el gobierno nacional le otorgó la Orden Vasco Núñez de Balboa en el Grado de Comendador por su aporte a la difusión y al posicionamiento del folclor nacional. Ese mismo año se presentó las cuatro noches de carnaval alternando con Celia Cruz, Willie Colón y las Estrellas Latinas (posteriormente denominadas las estrellas de Fania). Al año siguiente, Yin Carrizo fue el primero en obtener lleno completo en el estadio Juan Demóstenes Arosemena durante la ceremonia de coronación de la reina del carnaval de Panamá.
En 1978 es el primer conjunto típico que se presenta con éxito en el verano de la Universidad de Panamá. El 5 de julio de ese mismo año, un equipo de producción de Venevisión vino a Panamá a transmitir en directo a Venezuela la presentación de Yin Carrizo y el conjunto folclórico de Venezuela “Los Llaneros” en el Gimnasio Nuevo Panamá

En 1982, bajo el sello Tamayo, graba el L.P. Celos que incluye el tema “Lucy”, que se convirtió rápidamente en el single de mayor éxito en la historia musical de Panamá, obteniendo doble disco de platino por sus ventas en Colombia, los EEUU, Inglaterra, Alemania, Italia, España, México, Venezuela y Panamá.

El 5 de julio de 1985, el Banco Ganadero le hace un homenaje a Yin Carrizo al que asistió el presidente de la República de Colombia Alfonso López Michelsen, quien declaro que “Yin Carrizo junto a Rafael Escalona han contribuido a internacionalizar nuestra música: Escalona la de Colombia y Yin Carrizo la de Panamá”. 

En 1994, luego de obtener lleno completo en la fiesta de reyes en David Chiriquí, el 15 de enero en Antón y el 12 de marzo en el toldo Atlas en David, Yin aquejado por Bursitis se retira a la vida privada.  

En 1997, La Cervecería Nacional le solicita a Yin Carrizo que presente el premio de “Músico más popular del año” a Victorio Vergara Batista, en el marco de la Feria Internacional de Azuero. 
En enero de 1998, Yin y Victorio se presentan Mano a Mano en el Jardín Maricel, obteniendo lleno completo. En el año 2000 los Premios a lo Nuestro designan a “Lucy” como el tema musical panameño de mayor éxito en el siglo XX, y le entregan un reconocimiento a Yin Carrizo quien designa a Discos Tamayo a que lo reciba en su nombre.

El 12 de noviembre de 2009, Yin Carrizo fue elegido personalidad sobresaliente de Panamá y homenajeado en ceremonia de honor realizada en el Museo Reina Torres de Araúz en presencia del Presidente de la República de Panamá y personalidades de las artes, ciencias, y política de la vida nacional panameña.

Para muchos conciudadanos, Yin Carrizo es símbolo de la nacionalidad panameña. Su talento como compositor, acordeonista y su inigualable estilo musical lo ha situado, ha generado iconos de la música panameña, super éxitos de todos los tiempos. 

De igual forma su prudencia, humanidad y don de gente lo convierten en representación viva de los valores que inspiraron a los fundadores de esta nación. 

La obra de Yin Carrizo, trasciende su existencia física y lo sitúa para siempre en un lugar de honor en la memoria colectiva de los panameños y en la historia de la República de Panamá.

Viva Panamá!


















sábado, 9 de mayo de 2020

Notas Biográficas de Luis Del Monte


Origen y evolución de su vida artística



Francisco Ducreux Ríos, conocido como Luis del Monte, nació en Monagrillo, provincia de Herrera el 21 de febrero de 1926, sus padres fueron Arcelio Ducreux Rodriguez y Rosa María Ríos Girón.

Quizás la generación de cantadores de hoy no tenga idea del valioso aporte que le dio a la difusión del canto de la mejorana este sencillo Chitreano que inicio como locutor de radio en las emisoras de su natal provincia Herrerana a través de los micrófonos de Radio Progreso y Radio Provincias.  
En esta época graba su primer disco “Florecita del Camino” y “Mi Montunita” cuyo éxito le valió ser cotizado como una de las figuras más prestigiosas de nuestra música vernacular.

En la década del 50 viajó a la capital y pronto logro un sitial especial entre los oyentes por su clara voz y dicción, retomó el micrófono en la emisora Onda Popular, con el programa “El sol sale para todos” acompañado por Meche Acevedo, gran cantante de décimas, y con el legendario Agustín Rodríguez. Fue Julio Cesar Espino mejor conocido como “Pedro Tuco” quien le coloco el apodo de Luis del Monte, con el cual sería conocido durante toda su vida artística.


Posteriormente continúo su programa en Radio Programas Continental actual “RPC Radio” el cual luego pasó a llamarse “Entre el Monte y el Cielo”, destacándose por ser versátil y polifacético: era locutor de cabina, artista de radionovelas en RPC y productor del programa “Lo que debe conocer el pueblo”, que le valió el galardón del mejor programa, premio que le entregó la Unión Folclórica Nacional en 1963. Ese mismo año se ganó un premio especial con la décima “Legendario Socavón”.

Siendo locutor de RPC radio transmitió día y noche los sucesos del 9, 10 y 11 de enero de 1964, cuando una multitud de jóvenes estudiantes panameños del Instituto Nacional enfrentaron desarmados el poder militar de una potencia mundial para defender el derecho de ver su bandera ondear en la zona del canal, mérito por el cual fue honrado junto a otros 32 locutores a quienes el entonces Presidente de la República de Panamá Roberto Francisco Chiari denomino “Las Voces de la Patria”.
En el año 1982, ya de regreso en su natal Monagrillo, recibió Luis del Monte el único homenaje que se le tributo en la tierra que lo vio nacer, la Comisión Folclórica de la Feria Internacional de Azuero, presidida por Antonio “Toño” Díaz le dio un reconocimiento por su labor de exaltación de nuestro patrimonio cultural, el cual compartió aquel año con la gran cantante Lucy Jaén; ese año Luis del Monte participó como jurado en el concurso juvenil “José del Carmen González” y en el Festival de la Mejorana en Guararé.

La labor de Luis del Monte fue amplia y fecunda, tanto como cantante como compositor. Era original en su estilo, jovial en su trato, buen amigo, sentimental y gran profesional. Su vida abrió una trocha que siguieron grandes cantadores, su vida es un ejemplo de profesionalismo y defensa del ser nacional.

Orientación de su propuesta musical y contribución a la cultura de Panamá
Luis le canto al campo que lo vio nacer, al cariño de la madre, a la belleza de la mujer interiorana, al indio y su lucha por vivir con dignidad, a grandes glorias nacionales como Victoriano Lorenzo, Roberto Durán y a su gran amigo y compañero en la décima José del Carmen González.

Su canto es nacionalista, sencillo, profundo, pleno de sentimiento y reivindicador de la dignidad social del hombre del campo; a través de sus composiciones e interpretaciones se expresa el ideario colectivo de una generación de panameños que proclama el derecho de su pueblo a la libertad y enaltece la dignidad y luchas de quien con el sudor de su frente labra la tierra y la siente como parte de la sangre que recorre su humanidad.

La obra de Luis está imbuida por el contexto social, histórico y humano en que se debatía la generación de panameños que compartieron con él las luchas sociales y políticas por la consolidación del Estado Nacional desde los trágicos sucesos del 9 de enero de 1964 hasta la recuperación del Canal de Panamá.

El canto de Luis del Monte aporta a la cultura nacional la estampa de una época en que Patria, Panameño, Dignidad, Sacrificio y Lucha eran sinónimos reconocidos colectivamente por todos; su voz es un recuerdo permanente de los obstáculos que puede vencer una pequeña nación cuando sus hijos tienen claro su origen y alejados de intereses personales trazan el camino de las generaciones del porvenir.

Luis del Monte, locutor, trovador y amigo, luego de luchar contra el Alzheimer murió el 29 de agosto de 1993. Su legado y memoria fue inmortalizado por el productor Rodrigo Escobar Tamayo, quien le compuso “Adiós a Luis del Monte”, que en la magistral interpretación de Toñito Vargas se incluye en esta producción.

Jorge Luis Escobar
jle@tamayorecords.com 


Agradecimientos: a Elzevir María Ducreux de Castillero y Bolívar Rodríguez por su notable contribución a la producción de esta obra, a Luis del Monte (QEPD) tu canto transparente habla de la dignidad y nobleza de tu alma; y a Rodrigo Escobar Tamayo (QEPD) fundador del sello Tamayo, compositor, cantante, poeta y productor discográfico a quien agradezco el honor y responsabilidad de haberme designado su sucesor en la preservación y proyección del patrimonio musical de Panamá.