sábado, 9 de mayo de 2020

Notas Biográficas de Luis Del Monte


Origen y evolución de su vida artística



Francisco Ducreux Ríos, conocido como Luis del Monte, nació en Monagrillo, provincia de Herrera el 21 de febrero de 1926, sus padres fueron Arcelio Ducreux Rodriguez y Rosa María Ríos Girón.

Quizás la generación de cantadores de hoy no tenga idea del valioso aporte que le dio a la difusión del canto de la mejorana este sencillo Chitreano que inicio como locutor de radio en las emisoras de su natal provincia Herrerana a través de los micrófonos de Radio Progreso y Radio Provincias.  
En esta época graba su primer disco “Florecita del Camino” y “Mi Montunita” cuyo éxito le valió ser cotizado como una de las figuras más prestigiosas de nuestra música vernacular.

En la década del 50 viajó a la capital y pronto logro un sitial especial entre los oyentes por su clara voz y dicción, retomó el micrófono en la emisora Onda Popular, con el programa “El sol sale para todos” acompañado por Meche Acevedo, gran cantante de décimas, y con el legendario Agustín Rodríguez. Fue Julio Cesar Espino mejor conocido como “Pedro Tuco” quien le coloco el apodo de Luis del Monte, con el cual sería conocido durante toda su vida artística.


Posteriormente continúo su programa en Radio Programas Continental actual “RPC Radio” el cual luego pasó a llamarse “Entre el Monte y el Cielo”, destacándose por ser versátil y polifacético: era locutor de cabina, artista de radionovelas en RPC y productor del programa “Lo que debe conocer el pueblo”, que le valió el galardón del mejor programa, premio que le entregó la Unión Folclórica Nacional en 1963. Ese mismo año se ganó un premio especial con la décima “Legendario Socavón”.

Siendo locutor de RPC radio transmitió día y noche los sucesos del 9, 10 y 11 de enero de 1964, cuando una multitud de jóvenes estudiantes panameños del Instituto Nacional enfrentaron desarmados el poder militar de una potencia mundial para defender el derecho de ver su bandera ondear en la zona del canal, mérito por el cual fue honrado junto a otros 32 locutores a quienes el entonces Presidente de la República de Panamá Roberto Francisco Chiari denomino “Las Voces de la Patria”.
En el año 1982, ya de regreso en su natal Monagrillo, recibió Luis del Monte el único homenaje que se le tributo en la tierra que lo vio nacer, la Comisión Folclórica de la Feria Internacional de Azuero, presidida por Antonio “Toño” Díaz le dio un reconocimiento por su labor de exaltación de nuestro patrimonio cultural, el cual compartió aquel año con la gran cantante Lucy Jaén; ese año Luis del Monte participó como jurado en el concurso juvenil “José del Carmen González” y en el Festival de la Mejorana en Guararé.

La labor de Luis del Monte fue amplia y fecunda, tanto como cantante como compositor. Era original en su estilo, jovial en su trato, buen amigo, sentimental y gran profesional. Su vida abrió una trocha que siguieron grandes cantadores, su vida es un ejemplo de profesionalismo y defensa del ser nacional.

Orientación de su propuesta musical y contribución a la cultura de Panamá
Luis le canto al campo que lo vio nacer, al cariño de la madre, a la belleza de la mujer interiorana, al indio y su lucha por vivir con dignidad, a grandes glorias nacionales como Victoriano Lorenzo, Roberto Durán y a su gran amigo y compañero en la décima José del Carmen González.

Su canto es nacionalista, sencillo, profundo, pleno de sentimiento y reivindicador de la dignidad social del hombre del campo; a través de sus composiciones e interpretaciones se expresa el ideario colectivo de una generación de panameños que proclama el derecho de su pueblo a la libertad y enaltece la dignidad y luchas de quien con el sudor de su frente labra la tierra y la siente como parte de la sangre que recorre su humanidad.

La obra de Luis está imbuida por el contexto social, histórico y humano en que se debatía la generación de panameños que compartieron con él las luchas sociales y políticas por la consolidación del Estado Nacional desde los trágicos sucesos del 9 de enero de 1964 hasta la recuperación del Canal de Panamá.

El canto de Luis del Monte aporta a la cultura nacional la estampa de una época en que Patria, Panameño, Dignidad, Sacrificio y Lucha eran sinónimos reconocidos colectivamente por todos; su voz es un recuerdo permanente de los obstáculos que puede vencer una pequeña nación cuando sus hijos tienen claro su origen y alejados de intereses personales trazan el camino de las generaciones del porvenir.

Luis del Monte, locutor, trovador y amigo, luego de luchar contra el Alzheimer murió el 29 de agosto de 1993. Su legado y memoria fue inmortalizado por el productor Rodrigo Escobar Tamayo, quien le compuso “Adiós a Luis del Monte”, que en la magistral interpretación de Toñito Vargas se incluye en esta producción.

Jorge Luis Escobar
jle@tamayorecords.com 


Agradecimientos: a Elzevir María Ducreux de Castillero y Bolívar Rodríguez por su notable contribución a la producción de esta obra, a Luis del Monte (QEPD) tu canto transparente habla de la dignidad y nobleza de tu alma; y a Rodrigo Escobar Tamayo (QEPD) fundador del sello Tamayo, compositor, cantante, poeta y productor discográfico a quien agradezco el honor y responsabilidad de haberme designado su sucesor en la preservación y proyección del patrimonio musical de Panamá.