lunes, 31 de agosto de 2009

HISTORIA MUSICAL DE VICTORIO VERGARA VOL. 3



Contiene 19 temas con el acordeón de Victorio Vergara y las voces de Lucho de Sedas y Lucy Quintero: Abreme la puerta, Jardin mi Linda Gloria, Muñequita Linda, No llores más, Rio Caldera, Triste Inquietud, Ana Belsy Jaén, Deja de Llorar, Mi Negra, Sentimiento de ella y muchos más
En este 3er. Volumen de la Historia Musical de Victorio Vergara le rendimos homenaje a la inigualable voz de Lucho de Sedas.


miércoles, 5 de agosto de 2009

JOSÉ DEL CARMEN GONZÁLEZ - MIS MEJORES MEJORANAS


Con este disco doble que incluye "Desde mi Silla de Ruedas", de la autoria de Rufino Barahona,

considerada la décima más famosa de Panamá; iniciamos la serie Clásicos de la Décima y la Mejorana. Esta producción incluye la biografía de Jose del Carmen González, su contribución a la evolución de la décima en Panamá, la letra de Desde mi Silla de Ruedas, una colección de imágenes y 25 temas en versión original.

Notas Biográficas de José del Carmen González "El Orgullo de la Tiza"
José Del Carmen González nació en el corregimiento de La Tiza, distrito de Las Tablas, provincia de Los Santos, el 13 de febrero de 1934. Hijo de Emilio Onofre González Ruiz y Agustina González de González. A los 18 años emigro a la ciudad de Panamá donde su hermano Emilio que laboraba en la Cervecería Nacional, posteriormente emigraron también sus padres y sus hermanos: Bolívar, Luis Anselmo, Clementina, Dora María, Fredesvinda y Maximino.

Con José del Carmen Bosques, compositor de “El orgullo de la Tiza”, aprendió a tocar guitarra y definió su orientación musical. Laboro en el departamento metropolitano de aseo, hasta que fue pensionado debido a sus padecimientos del corazón. De allí se dedico por entero al arte del canto de la décima panameña.

A este laureado artista nacional, considerado el más sentimental de todos nuestros intérpretes de la mejorana, le correspondió abonar el terreno de la décima, que para la época gozaba de muy poco valor, por no decir que era desconocida en ciertas regiones del país. José llegó a cautivar a los más severos críticos y gozó de aprecio y admiración por parte de sus colegas, cuando grabo “Desde mi silla de ruedas” demostró vivir la tragedia de Rufino Barahona y muchas personas que no le conocían llegaron a pensar que era él quien había sufrido la tragedia. También cantó con mucha emoción y sentimiento los versos y décimas de Severino Medina, de Las Lajas, Las Tablas, de Rodrigo Escobar Tamayo, y de Antonio “Toño” Díaz.

José del Carmen González, representó con hidalguía al hombre sencillo, franco, alegre y dicharachero, al buen amigo, al hombre sincero de nuestro interior querido. Hoy su voz, heredada de su padre, Emilio Onofre González, gritador y salomador de las juntas de embarras de la región, se inmortaliza al escuchar su historia musical que el sello Tamayo presenta para la posteridad. su afición favorita eran los caballos y las peleas de gallo. Los que conocieron a José del Carmen nunca olvidaran su sonrisa franca, su carácter festivo y su don de gente, lo que sumado a su carisma y talento le ganaron un sitial especial en el alma popular. Fue José quien popularizo el torrente Gallino Lamento, así como El Llanto y el Zapatero, sus torrentes predilectos.

José murió a la edad de 35 años. En su corta vida jamás se separó de su querida guitarra encordada a la zurda, ni siquiera en su lecho de enfermo; su voz quedó truncada la madrugada del 14 de octubre de 1969, y como homenaje póstumo Luis del Monte le grabo un tema dedicado a su memoria en reconocimiento al inmenso legado que dejo a nuestra música.

Decía Rodrigo Escobar Tamayo “la mejorana es hoy por hoy uno de los ritmos más panameños que existen”, y el canto de José del Carmen contribuyo grandemente a su difusión en todo el istmo, al igual que las voces de los precursores Luis del Monte, Juan Andrés Castillo, Pille Collado, Toñito Vargas y Agustín Rodríguez.
En una oportunidad en que José, canto una serenata con el poeta Severino Medina, este último le dijo al terminar, “Si yo tuviera la voz tuya José, no me callaría nunca la boca, me la pasaría cantando por siempre”.
La muerte de José del Carmen fue una pérdida irreparable para la música típica, su familia y su natal “La Tiza” de las Tablas. Sus colegas y el pueblo panameño no lo olvidaran jamás.

Reconocimientos al legado musical de José del Carmen González
Durante varios años se hizo el concurso José del Carmen González en la Feria Internacional de Azuero, en la provincia de Los Santos; en su pueblo natal, La Tiza, se erigió un busto a su memoria y en su honor se hace un acto el 2do. sábado de octubre de cada año. Se instituyo además la Medalla José del Carmen González en reconocimiento al talento en el canto de la décima, siendo galardonados 4 medallistas.

En el distrito de San Miguelito se desarrollo un torneo que llevo su nombre; y el inmortal “Jardín Cosita Buena” (ubicado en la vía Fernández de Córdoba) bautizo con su nombre la tarima dedicada a los cantadores de décima.

HISTORIA MUSICAL DE TERESIN JAÉN VOL. 2


Este 2do. Volumen de la Historia Musical de Teresin Jaén "El Taquilero" contiene 16 temas originales remasterizados a sonido digital:
La Espina, La Novia del Estudiante, La Democracia, Mi Niñez, Mi Sufrimiento, Pena y Dolor, Sueño con María, Lejos de Tí, Te Vas y No Vuelvas, Palomita Sabanera, Palito de Limón, La Margentina, Ya Nacio el Niño, Mis Penas, Vuela Mariposa, y La Linda Ballesteros.
Este CD contiene una colección de fotos e imagénes de articulos diarios de 1968 a 2004 que ilustran la vida del artista, el reconocimiento a su talento y el tributo que le dispenso en todo momento el pueblo panameño.

HISTORIA MUSICAL DE VICTORIO VERGARA VOL. 2

Contiene 18 temas con el acordeón de Victorio Vergara y las voces de Lucho de Sedas y Lucy Quintero:

A la sombra de mi mamá, Te he vuelto a ver, Acomódate que voy, Cubanita de mi amor, Delia Acevedo, Ranchito Viejo, Homenaje a Lucy Quintero, Nunca me has querido, Rosita Serrano, Mariela, Mi negra me dejó, El que no tiene amores, De ti me enamoré, Nadie pa’ na’, Año viejo que se fué, Fiesta de Santa Librada, Pena y Dolor, y Papel Guardado.

En este 2do. Volumen de la Historia Musical de Victorio Vergara le rendimos homenaje a la inigualable voz de Lucy Quintero.

Notas Biográficas de Lucy Quintero “La Perla Negra de Monagrillo”
Lucy Quintero es una de las cantantes más destacadas en el ámbito nacional. Desde niña, esta dama de la voz privilegiada demostró que su vocación era cantar.

Heredó este arte de su madre, Elvira Quintero, quien cantaba tamboritos, mientras que su hermana Leticia Quintero, también cantante, murió sin que se le reconociera su aporte a la música típica.

Su carrera profesional inició a los 12 años de edad, en la década del 50, con el conjunto de Ramón González; luego alternó con el grupo de Lorenzo Santana y a los 16 años tocó con Teresín Jaén, con quien grabó “Quiéreme como yo te quiero”; destacándose además en los conjuntos de Ceferino Nieto, Chalino Nieto, Osvaldo Ayala y Roberto “Fito” Espino.

El 26 de enero de 1971 ingresa al conjunto “Plumas Negras” de Victorio Vergara, y le corresponde trabajar las voces del grupo con Lucho De Sedas. Ambos artistas fueron quienes introdujeron las letras de amores en la música típica popular panameña. Lucy acompaño a Victorio siendo la cantante del conjunto por 25 años, hasta que decide retirarse de los escenarios, y contribuyo a cimentar el éxito que Victorio Vergara mantuvo durante toda su carrera.

Aunque la saloma, que el productor Rodrigo Escobar Tamayo denominó como "una voz melodiosa", surgió en 1938 con Eneida Cedeño; el aporte de Lucy Quintero contribuyó a resaltar la música típica panameña popularizándola entre la juventud. Por ello Lucy es considerada, en el ámbito folclórico, como una de las "Reinas de la Saloma", título que comparte con Eneida Cedeño, Esthercita Nieto, Catalina “Catita” Carrasco, Leónidas Moreno, Lucy Jaén, Idamerica Ruiz, Digna Acevedo y Gilda Cárdenas.

“La Perla Negra de Monagrillo”, ha sido homenajeada por diversas Municipios y Alcaldes de la República como agradecimiento por su contribución a la música típica y el folclor de Panamá.
Lucy Quintero personifica el aporte de varias generaciones a la preservación de la cultura orejana, esencia del sentir de nuestro hombre del campo, que sin pretensiones ni poses fingidas expresa libremente lo que siente el alma musical de nuestro pueblo siendo por ello símbolo de la música nacional.

HISTORIA MUSICAL DE TERESIN JAÉN VOL. 1


Temas del CD Historia Musical de Teresin Jaén Vol. 1 "El Rey"

Contiene 18 temas: El Último Besito, Cariñito Grande, La Cita, Dolor y Tristeza, El Valle Florecido, Cariñito Verdadero, Catalina, El Cóndor Herido, El Pajaro Negro, Fuego Lento, Fuente de Amor, Dejame Quererte, El Cóndor Legendario, La Compañerita, El Trovador Ambulante, Alicia la Campesina, y Amor en Navidad.

Notas Biográficas de TERESIN JAÉN: “El Rey”
Origen y Evolución Musical
Nació en la Ciudad de Las Tablas, corregimiento de Palmira, provincia de Los Santos, el 23 de Junio de 1942. Posteriormente, su familia se trasladó al corregimiento del Sesteadero, en donde aprendió a tocar el acordeón. El arte musical lo heredó de su abuelo paterno Teresin Jaén, quien fue un experto violinista, y que desde muy temprana edad tocaba el acordeón con facilidad.

Teresin practicaba con el acordeón de su hermano Salvador. Las primeras canciones que tocó fueron “Me voy con soledad” y “Comiendo caramelos”, muy famosas durante su infancia y adolescencia. Tocaba la churuca en el conjunto de su hermano Salvador Jaén y tuvo su primer encuentro con el público en el pueblo de Quindi, distrito de Pedasí, a finales de la década del 50. Esto se dio debido a que, en ese entonces, su hermano sufrió un percance al caerle una partícula en el ojo, causándole una reacción alérgica, lo que le impidió atender dicho evento. Ante esta situación, Teresín deja la churuca, toma el acordeón y amenizó el baile durante toda la noche.

A los 17 años de edad, en 1959, Teresín decide tomar el camino de la música en lugar del de la agricultura e inicia su carrera profesional musical, siendo su primera gran presentación en Calle Arriba de Las Tablas, durante el Carnaval. Luego funda su conjunto al que llamó “Alma Interiorana”.

Desarrollo de su estilo y producción musicalCon la ayuda de Salvador Medina y “Papito” González, logra que Agustín “Tincito” Decerega, propietario del Club Santeño en la ciudad de Panamá (ubicado frente a la emisora “La Voz del Pueblo”, cerca de calle 17), le permitiera realizar una presentación en su jardín en la década del 60, la cual fue lleno completo. A partir de allí, Teresin toca sus presentaciones en el Jardín La Pollera, en los toldos de la avenida Central, en Calidonia; y en el Club Santeño. Sus presentaciones se caracterizaban por el éxito en taquilla y los llenos completos, de allí su apodo “El Taquillero”

Hace su primera presentación musical para todo el país, en la ciudad capital, a través del programa “Monte Adentro” dirigido por Rodrigo Rodríguez y Antonio “Toño” Díaz, en la emisora Ondas Istmeñas, entonces ubicada en el edificio IBM en la Avenida México y Calle 33.

Según nos dice el notable folclorista Antonio “Toño” Díaz: “desde sus inicios, Teresin se caracterizó por ejecutar un ritmo diferente, como una especie de picado y brincadito, que lo hizo rápidamente conocido entre las masas populares las cuales lo distinguieron con los apodos de “El Zurdito de Oro”, “El Taquillero”, y “El Rey”, elevándolo al salón de la fama de la música típica nacional”.

Compadre y amigo personal de Don Rodrigo Escobar Tamayo, Teresín Jaén grabó con el sello Tamayo más de 580 canciones lanzadas en discos de 45 revoluciones por minuto, Long Play y Disco Compacto. Muchos de sus temas son considerados clásicos de la música típica panameña, como “Quiéreme como yo te quiero”, conocida en el interior como “La Cocorocha”, y su primer disco de 45 revoluciones por minuto, con los temas “Borracho y Amanecido” y “Rosa” (dedicado a su madre), del cual se vendieron más de 20 mil copias, un récord en los años 70.

Teresin recuerda que su música se caracterizaba por tener poca participación de la saloma femenina, ya que su canto gustaba mucho. “Yo fui el primero que cobró 3 mil dólares por una noche de baile en la década del 70”, decía con orgullo.

Teresin Jaén un hombre sencillo, sensible, sentimental, tímido y generoso, fue el creador de un estilo musical que impacto para siempre el gusto musical de los panameños, quienes en cada presentación de “El Taquillero” llenaron a máxima capacidad los mayores salones de baile de Panamá. Su vida tuvo altas y bajas. Conoció la fama, la riqueza, la soledad y el olvido. Fue un gran bohemio que amaba la música y la parranda.

Murió el 8 de agosto de 2004, frente a la casa del folklor en Las Tablas, tras ser atropellado por un vehículo que transitaba la recién inaugurada vía las Tablas – Pedasí; dejando tras de sí un legado que sigue vivo como tributo a la gloria del rey del acordeón.

HISTORIA MUSICAL DE ROGELIO "GELO" CÓRDOBA

Tamayo Records, lanzo la Historia Musical de Gelo Córdoba, 15 temas en sonido original remasterizado que rinde tributo al padre del acordeón en Panamá:

Canajagua Azul, Aires Santeños, La Viudita de la Miel, La Flor de Lilolá, Me voy a Pedasí, A Chitré, Sinceridad, Todo en la Vida Pasa, La Espigadilla, Pica Pica, Ráscate, Arroz con mango, El Bandido, Amorcito Lindo, y Mogollón.


ROGELIO "GELO" CÓRDOBA Y SU APORTE A LA CULTURA MUSICAL PANAMEÑA
Algunas notas biográficas

Rogelio Gelo Córdoba nació en El Paradero, próximo al Mogollón de Macaracas, Provincia de Los Santos, el 15 de marzo de 1911. Hijo de la Sra. Gertrudis Córdoba y Fermín Cortés, siempre llevó el apellido de su madre. Fue hijo único.

Sabemos con certeza que en sus años juveniles aprendió a tocar el violín con su tío Sacramento. Este último acostumbra­ba a interpretar música en los eventos religiosos que antiguamente se realizaban con motivo del sepelio de algún párvulo. Con esta intención fue que Gelo Córdoba se inició en el arte musical; para suplantar a su tío cuando éste confrontaba alguna dificultad. Sus primeros violines los construyó de un árbol llamado "balso". Hemos podido determinar que en sus primeros años Gelo tocaba de oído y desconocía el pentagrama musical, pero que posteriormente recibió algunas clases de música en la Ciudad de Chitré. Con el tiempo el acordeonista santeño decidió integrar un conjunto típico que fue bautizado como "Plumas Negras". Se le llamó así debido a que la primera cantante, así como el las mayoría de los integrantes del conjunto eran de tez morena. Al menos esa es la versión que hemos recogido de boca de sus familiares más cercanos.


Don Gelo Córdoba falleció en la Ciudad de Panamá el 5 de febrero de 1959 a la edad de cuarenta y ocho (48) años. Sus restos reposan en el panteón de Pedasí. De él nos han quedado grabadas algunas ejecuciones musicales de su "Plumas Negras". Entre ellas están: Mogollón, Canajagua Azul, Conejo Muleto, Chitré, La Flor de Lilolá, La Viudita de La Miel, La Pica Pica, Carretera a Canajagua, Arroz con Mango, Todo en la Vida Pasa, Sinceridad, entre otras.

Contribución cultural

"Gelo" es un exponente de nuestra música popular de acordeones; categoría musical que queda enmarcada dentro de la denominada "música típica". El acordeo­nista santeño posee el mérito de haber sacado al acordeón del ostracismo social en que se encontraba e iniciar la carrera para colocarlo en un primer plano nacional. En efecto, debemos admitir que fue el acordeón de Córdoba el que osó por vez primera salir de las cantinas y asomar su faz en las salas de bailes de los pueblos de Azuero. Con este intérprete santeño comienza el desplome del violín y la subsiguiente desapari­ción de los bailes de salón. A partir de este momento la embrionaria elite pueblerina deja de realizar sus bailes de la "crem" y el violín pasa a un segundo plano. Gelo Córdoba es, pues, el artífice de la hegemonía del acordeón.

Otro aspecto trascendente de su obra radica en la respuesta contrahegemónica de sus interpretaciones musicales. En su música canta el hombre del pueblo, el orejano que vive en su microfinca el abandono centenario del hombre rural. Y como siempre ha acontecido en la historia de la música, son los aires populares los que desafían la hegemonía de las clases dominantes. Gracias a ese empeño, al final del Siglo XX, los ricachos tendrán que bailar "La Querida" y "Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde", porque el pueblo, a su manera, siempre se impone.
En interpretaciones como "El Mogollón" y "Conejo Muleto" aflora el alma popular. Se trata de contenidos musicales sin pretensiones académicas, nacidas al calor del hombre que añora la cuna en donde se mecieron sus años primeros y la actividad de caza de conejos que practicó en un desconocido piñolar interiora­no. Desde entonces con el acordeón ahoga el orejano sus penas y sublima sus deseos de liberación.

El músico del Canajagua es más que un acordeonista. Reúne en sí al hombre montaraz que bajó de la sierra al poblado. Desafío de la cutarra orejana contra la embrionaria clase pueblerina asentada en la plaza colonial. El acordeón de Córdoba es naciona­lis­ta, contrahegemó­nico, provocador de rupturas musicales que son el reflejo de las transformaciones de la estructura social azuereña. Lo que ha pasado después con su acordeón -vale decir su comercialización-, es producto de la dinámica social y en modo alguno imputable a su santeñismo musical.

Al iniciar el Siglo XXI resulta impostergable reconocer el valor trascendental de Rogelio “Gelo” Córdoba, su música y su acordeón. Al santeño le valoramos no sólo por ser pionero visionario de nuestra música típica, sino por habernos dejado una estampa musical que evoca nuestro origen cultural, así como la tradición del hombre del campo cuyo sudor, vivencias, alegrías y tristezas fueron inmortalizados por las notas de su acordeón.

Lo significativo del aporte cultural de Gelo Córdoba, más allá de la ejecución y autoría de piezas musicales, reside en el valor nacionalista de las mismas en el contexto cultural e histórico en el que surgen.

sábado, 1 de agosto de 2009

LANZAMIENTO A NIVEL MUNDIAL DE LA MAYOR COLECCIÓN DE MÚSICA PANAMEÑA DE LA HISTORIA


Con más de 35,000 temas musicales de todos los ritmos en el que los panameños se han expresado musicalmente, Discos Tamayo, constituye la colección más grande de música del país y se ubica entre las más importantes de Latinoamérica.

Este tesoro musical que contiene videos y música típica de acordeón y de violín, mejorana, rock, salsa, calipsos, mambo, boleros, pasillos, reggae, rap, y mucho más; estará disponible para descargas online y a través de dispositivos móviles, en todas partes del mundo este 2009, a través de Music Online Panamá, el portal digital de Tamayo Records.

Jorge Luis Escobar, Presidente de Discos Tamayo, señala que “la misión de Tamayo es proyectar las expresiones artísticas musicales panameñas y generar espacios de oportunidad para el impulso de nuevos valores de la música que contribuyan con la difusión de nuestra cultura en el mundo”.

Dentro de este contexto y a solicitud de miles de personas, Tamayo ha lanzado una colección de éxitos nunca editados en CD, que busca honrar a los más grandes de nuestra música, iniciando con la producción “Historia Musical de Gelo Córdoba”, que hace justicia al padre del acordeón en Panamá: Rogelio “Gelo” Córdoba.

Esta joya de la música nacional, que honra la figura de una gloria de nuestra música contiene un folleto desplegable con su biografía y aporte cultural, en dos idiomas, además de 15 temas en versión original remasterizados en sonido digital, tales como: Canajagua Azul, Aires Santeños, La Viudita de la Miel, La Flor de Lilolá, Me voy a Pedasí, A Chitré, el Mogollón y muchos más.

Pertenecen también a esta colección limitada, para coleccionistas, las superproducciones: “Historia Musical de Dorindo Cárdenas” Vol. 1, Vol. 2, Vol. 3 y Vol. 4; “Historia Musical de los Beachers Vol. 1, Vol. 2 y Vol. 3”, “Historia Musical de Los Hermanos Duncan”, “Historia Musical de Teresin Jaén Vol. 1 y Vol. 2”; “José del Carmen González: Homenaje al Orgullo de la Tiza”, “Luis del Monte: entre el Monte y el Cielo”; “Panama Calipsos: Ritmo y Alegría del Caribe”, “Victorio Vergara y Lucho de Sedas: Historia Musical” Vol. 1, Vol. 2 y Vol. 3; así como 100 títulos adicionales en todos los ritmos musicales.

Todas estas producciones contienen temas nunca antes editados en CD, un folleto desplegable en dos idiomas, imágenes del artista, así como su biografía y aporte cultural a la evolución musical de Panamá. Por ser una edición limitada estará disponible en Panamá, en las discotiendas Tamayo tel. 314-6559, fax 263-9771 y para el resto del mundo a través de Music Online Panamá, info@tamayorecords.com.