martes, 29 de diciembre de 2009

DISCOS TAMAYO FILMARA EN LAS TABLAS LA IZADA DE LA BANDERA DEL CARNAVAL, COMO PARTE DEL DOCUMENTAL DIRIGIDO A REGISTRAR PARA LA HISTORIA COMO SE HACE EL CARNAVAL TABLEÑO


El equipo de producción audiovisual de Discos Tamayo estará del 30 de diciembre de 2009 al 1 de enero de 2010 en la ciudad de Las Tablas registrando para la historia todas las actividades preparatorias del inicio del carnaval tableño con la tradicional izada de la bandera del carnaval 2010. Esta filmación y las que se tienen programadas en los meses de enero y febrero estan dirigidas a documentar como se hace el carnaval tableño, dentro del marco del 75 aniversario de Calle Arriba de Las Tablas y el lanzamiento de la Colección Sabor de Carnaval Tableño: Calle Arriba de Las Tablas Tonadas para Siempre Vol. 1.


Varios de los titulos de esta Colección de edición limitada, contienen material audiovisual destinado a resaltar el valor del Carnaval como expresión cultural del pueblo Tableño.



Poster de la colección Calle Arriba de Las Tablas
"Sabor de Carnaval Tableño: Tonadas para Siempre" Vol. 1

viernes, 11 de diciembre de 2009

LUCY JAÉN ES RECONOCIDA COMO ICONO DEL FOLCLOR NACIONAL

Con el inicio de la Gira Nacional "El Tamborito es para siempre", en la cual Lucy Jaén Promueve la producción homónima lanzada por Discos Tamayo, importantes medios de comunicación, lideres de opinión y personalidades de gran trayectoria nacional han destacado la importancia de Lucy en la preservación y proyeccion de la esencia del folclor nacional.


Debe resaltarse la gran acogida del pueblo panameño a Lucy Jaén, y los elogios expresados en Panamá y el extranjero por la calidad y contenido audiovisual de la produccion "El Tamborito es para siempre", posicionada como la produccion folclorica panameña mas importante y más vendida de 2009.

CD + DVD "El Tamborito es para siempre"

domingo, 29 de noviembre de 2009

DISCOS TAMAYO FILMA DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE YIN CARRIZO "EL CANTOR DE LA PATRIA"

Recientemente el equipo de producción de Discos Tamayo se trasladó a la provincia de Herrera específicamente a Ocú, para la filmación del documental sobre la vida del reconocido acordeonista Dagoberto "Yin" Carrizo que junto a su esposa Carmen de Carrizo abrieron las puertas de su casa e intimidad y nos contaron las vivencias de 50 años de éxitos plenos de alegrías, tristezas, luchas, triunfos, sinsabores y glorias en el camino de ascenso junto al Cantor de la Patria.

A eso de las 9:30 a.m., se inició el proceso de colocación de equipos de filmación y audio para la realización de esta producción que muy pronto estará a la venta y que llevara por nombre Historia Musical de Yin Carrizo Vol.1 "El Cantor de la Patria" que incluye un CD con 20 temas seleccionados por Yin Carrizo y Jorge Luis Escobar, un DVD con 70 minutos de videos, entrevistas e imágenes con la historia de Yin Carrizo en su propia voz y la de su familia, y un librillo con la biografía de este gran artista. La filmación de este proyecto, dirigido a enaltecer la cultura y nacionalidad panameña, finalizo a las 6:30 p.m.
Será sin duda alguna una magistral producción en CD+DVD con toda la historia musical de "El Cantor de la Patria", "El Romántico del Acordeón" y "El Maestro" como hacen llamar a la gran leyenda del acordeón Yin Carrizo que incluye aportes inéditos de Yin que ayudan a comprender el desarrollo musical de Azuero y Panamá durante las cinco décadas de vida artística de esta inigualable estrella. Con esta producción Discos Tamayo conmemora el 50 aniversario del inicio de la carrera artistica de Dagoberto "Yin" Carrizo.

lunes, 9 de noviembre de 2009

75 ANIVERSARIO DE CALLE ARRIBA DE LAS TABLAS "TONADAS PARA SIEMPRE" VOL. 1


Discos Tamayo lanza un disco doble con la Historia Musical del Carnaval Tableño

Con el proposito de resaltar la evolución, grandiosidad e historia social y musical del carnaval tableño, y en particular el aporte de Calle Arriba a la evolución de la cultura del carnaval en Panamá; Discos Tamayo lanza el disco doble Sabor de Carnaval Tableño "Tonadas para Siempre" Vol. 1 que conmemora el 75 aniversario de Calle Arriba de Las Tablas.


Para el volumen 1 de esta colección fueron seleccionados 30 tonadas de carnaval de las  decadas del 70, 80, 90 y 2000, y fotos de las bellas Reinas de Calle Arriba de Las Tablas. Tambien acompaña a esta producción un librillo que contiene la historia del Carnaval Tableño y los hitos historicos de la evolución de Calle Arriba de Las Tablas.

NOTAS HISTORICAS SOBRE EL CARNAVAL TABLEÑO


Al pueblo de Las Tablas se le atribuye haber originado la modalidad de carnaval con “tunas” o bandos contrarios en el año de 1799. Esta costumbre tableña se expandió primero a los demás pueblos de Azuero y con el tiempo a toda la República de Panamá. Los bandos en que se dividió el pueblo tomaron los nombres de Calle Arriba y Calle Abajo debido a la topografía del pueblo de Las Tablas.

Al principio, los bandos de Calle Arriba y Calle Abajo se agrupaban en residencias particulares denominadas “Castillos” o en la casa de la abanderada del día. Allí se bailaba pasando luego a las calles donde se “tunaba”. Posteriormente, La Calle Arriba de Las Tablas ubicó su sede al final de la actual avenida Bolívar, mientras que Calle Abajo se instaló al final de la Calle Pablo Arosemena, en el sitio conocido como “Punta Fogón”.

FUNDADORES DE LA SOCIEDAD CALLE ARRIBA DE LAS TABLAS
Durante los primeros carnavales “tunantes”, la organización de la tuna recaía en los denominados “Mayordomos”, personalidad escogida el miércoles de ceniza para organizar la tuna del año siguiente. Más tarde fueron escogidos grupos de familias las cuales un año tras otro organizaban actividades dirigidas a recoger fondos y con ello solventar los costos de la música, las velas, las banderas, los fuegos artificiales, y demás gastos de su tuna.

El pueblo de Las Tablas colaboraba en pleno en la organización de las tunas, destacándose un grupo de personas que a partir de 1935 llevaron la organización de Calle Arriba de Las Tablas, conocidos como “El Grupo de Los 17”. Estos luego se constituyeron en una sociedad con personería jurídica denominada “Sociedad Calle Arriba de Las Tablas”. Del éxito de de sus actividades queda esta tonada:

…"Que quemen velas
que quemen Cohetes
que vivan los 17
esta es la gente que si promete
que vivan los 17
esta es la gente de Calle Arriba
la gente más divertida.”
Con ocasión del 75 aniversario de la fundación de la Sociedad Calle Arriba de Las Tablas, Discos Tamayo inicia esta colección “Tonadas Para Siempre”, en homenaje a la contribución que a la cultura de Panamá hicieron estos diecisiete jóvenes tableños: Elías Cedeño, Martín Chanis, Eulalio Villarreal, Octavio Cano Chanis, Gustavo Díaz, Manuel Higinio Díaz, Manuel de Jesús Tejada, Francisco Chanis, Carmen Broce, Rolando Velásquez, Agustín Broce, Cecilio Acevedo, Waldestrudis De León, Ariosto Espino, Narciso Díaz, Salvador Acevedo y Berardo de Jesús Díaz, primer presidente de la Sociedad Calle Arriba de Las Tablas. Ellos, con el ánimo de represar el “Charco del Caratillo de la Quebrada La Ermita”; se unieron a los organizadores del Carnaval de Calle Arriba un lunes de carnaval, para darle respuesta a una tonada de la tuna contraria, formando así la sociedad el 17 de abril de 1935, la que formalizaría su Personería Jurídica en el año 1968. Su objetivo primordial fue el fundar una agrupación que velara por la conservación del folclor tableño, sobre todo la tradicional tuna de calle arriba, además de hacer posible la construcción de la represa en la quebrada “La Ermita” en el paso que se llama “El Caratillo”.

viernes, 30 de octubre de 2009

LUCY JAÉN "EL TAMBORITO ES PARA SIEMPRE"

Lucy Jaén es la cantalente de mayor trayectoria de Panamá, ella lleva en su voz la esencia del Canajagua simbolo de la cultura Azuerense. Esta produccìón incluye tamboritos que datan de la época colonial panameña que han sido transmitidos de generación en generación sin haber sido nunca antes grabados.

Obra cumbre de Lucy Jaén, contiene un CD con 20 extraordinarios temas, un DVD con 64 minutos de música, entrevistas, videos y un documental de como se grabo esta producción en el estudio, y un librillo de 8 páginas con imágenes y biografía de "La Faraona del Tamborito".

Cabe mencionar que a pesar que artistas panameños han lanzado CDs y DVDs por separado, es la primera vez que se realiza una producción con tanto contenido musical, sociobiografico y audiovisual a un artista nacional.

sábado, 17 de octubre de 2009

CALLE ARRIBA DE LAS TABLAS Y DISCOS TAMAYO LANZARAN LA HISTORIA MUSICAL DEL CARNAVAL TABLEÑO


Con el anuncio del convenio suscrito entre la Sociedad Calle Arriba de Las Tablas y Discos Tamayo, se prepara el lanzamiento del CD doble "Sabor de Carnaval Tableño: Tonadas para Siempre" Vol. 1, en conmemoración del 75 aniversario de la Sociedad Calle Arriba de Las Tablas.

Esta producción incluye 40 tonadas de carnaval, seleccionas entre más de 200 temas grabados a lo largo de 7 decadas, en un CD doble, además de un librillo con la historia y aporte cultural de Calle Arriba de las Tablas a la evolución de las fiestas de carnaval en Panamá.


Estuvieron presentes en el anuncio realizado en el Crown Casino: por la sociedad Calle Arriba de Las Tablas Lineth Cespedes, Minerva Bultron, y Su Majestad Mileydis Vargas González Reina de Calle Arriba de Las Tablas 2010, junto a Jorge Luis Escobar presidente de Discos Tamayo, Dorindo Cárdenas, Lucy Jaén, Toñito Vargas y Melvin Gutierrez ganador del concurso nacional del acordeón Gelo Córdoba 2009.

S.M. Mileydis Vargas González, Reina de Calle Arriba de Las Tablas 2010


S.M. Mileydis Vargas, Ariosto Velasquez, Mirta Rodriguez y Franklin Robinson

Ariosto Velasquez, Mirta Rodriguez y Jorge Luis Escobar

HISTORIA MUSICAL DE LUIS DEL MONTE "ENTRE EL MONTE Y EL CIELO"

Uno de los pilares de la décima en Panamá es el hijo de la provincia de Herrera, Francisco Ducreux Rios inmortalizado en la historia de la música panameña como "Luis del Monte". Su potente voz, el sentimiento y panameñidad de sus interpretaciones pueden percibirse a travez de esta producción de 18 temas que incluye: Al indio en su olvido, una campesina hermosa, la feria de las flores, Victoriano Lorenzo, Canto a mi Madre, Yo quisiera ser tu dueño, El mundo se esta acabando, Mi Montunita, Florecita del Campo y muchas más.

Se incluye un librillo con la biografía de Luis del Monte y su contribuición a la evolución de la cultura nacional panamneña producto del trabajo de investigación y análisis de la unidad de producción de Discos Tamayo.

NOTAS BIOGRÁFICAS DE LUIS DEL MONTE
Origen y evolución de su vida artística

Francisco Ducreux Ríos, conocido como Luis del Monte, nació en Monagrillo, provincia de Herrera el 21 de febrero de 1926, sus padres fueron Antonio Ducreaux y Rosa Ríos.

Quizás la generación de cantadores de hoy no tenga idea del valioso aporte que le dio a la difusión del canto de la mejorana este sencillo Chitreano que inicio como locutor de radio en las emisoras de su natal provincia Herrerana a través de los micrófonos de Radio Progreso y Radio Provincias.

En esta época graba su primer disco “Florecita del Camino” y “Mi Montunita” cuyo éxito le valió ser cotizado como una de las figuras más prestigiosas de nuestra música vernacular.

En la década del 50 viajo a la capital y pronto logro un sitial especial entre los oyentes por su clara voz y dicción, retomo el micrófono en la emisora Onda Popular, con el programa “El sol sale para todos” acompañado por Meche Acevedo gran cantante de décimas y con el legendario Agustín “el Negro” Rodríguez. Fue Julio Cesar Espino mejor conocido como “Pedro Tuco” quien le coloco el apodo de Luis del Monte, con el cual sería conocido durante toda su vida artística.

Posteriormente continúo su programa en Radio Programas Continental actual “RPC Radio” el cual luego paso a llamarse “Entre el Monte y el Cielo”, destacándose por ser versátil y polifacético: era locutor de cabina, artista de radionovelas en RPC y productor del programa “Lo que debe conocer el pueblo”, que le valió el galardón del mejor programa, premio que le entrego la Unión Folclórica Nacional en 1963. Ese mismo año se ganó un premio especial con la décima “Legendario Socavón”.

Siendo locutor de RPC radio transmitió día y noche los sucesos del 9, 10 y 11 de enero de 1964, cuando una multitud de jóvenes estudiantes panameños del Instituto Nacional enfrentaron desarmados el poder militar de una potencia mundial para defender el derecho de ver su bandera ondear en la zona del canal, mérito por el cual fue honrado junto a otros 32 locutores a quienes el entonces Presidente de la República de Panamá Roberto Francisco Chiari denomino “Las Voces de la Patria”.

En el año 1982, ya de regreso en su natal Monagrillo, recibió Luis del Monte el único homenaje que se le tributo en la tierra que lo vio nacer, la Comisión Folclórica de la Feria Internacional de Azuero, presidida por Antonio “Toño” Díaz le dio un reconocimiento por su labor de exaltación de nuestro patrimonio cultural, el cual compartió aquel año con la gran cantante Lucy Jaén; ese año Luis del Monte participo como jurado en el concurso juvenil “José del Carmen González” y en el Festival de la Mejorana en Guarare.

La labor de Luis del Monte fue amplia y fecunda, tanto como cantante como compositor. Era original en su estilo, jovial en su trato, buen amigo, sentimental y gran profesional. Su vida abrió una trocha que siguieron grandes cantadores, su vida es un ejemplo de profesionalismo y defensa del ser nacional.

Orientación de su propuesta musical y contribución a la cultura de Panamá
Luis le canto al campo que lo vio nacer, al cariño de la madre, a la belleza de la mujer interiorana, al indio y su lucha por vivir con dignidad, a grandes glorias nacionales como Victoriano Lorenzo, Roberto Duran y a su gran amigo y compañero en la décima José del Carmen González.

Su canto es nacionalista, sencillo, profundo, pleno de sentimiento y reivindicador de la dignidad social del hombre del campo; a través de sus composiciones e interpretaciones se expresa el ideario colectivo de una generación de panameños que proclama el derecho de su pueblo a la libertad y enaltece la dignidad y luchas de quien con el sudor de su frente labra la tierra y la siente como parte de la sangre que recorre su humanidad.

La obra de Luis esta imbuida por el contexto social, histórico y humano en que se debatía la generación de panameños que compartieron con él las luchas sociales y políticas por la consolidación del Estado Nacional desde los trágicos sucesos del 9 de enero de 1964 hasta la recuperación del Canal de Panamá.

El canto de Luis del Monte aporta a la cultura nacional la estampa de una época en que Patria, Panameño, Dignidad, Sacrificio y Lucha eran sinónimos reconocidos colectivamente por todos; su voz es un recuerdo permanente de los obstáculos que puede vencer una pequeña nación cuando sus hijos tienen claro su origen y alejados de intereses personales trazan el camino de las generaciones del porvenir.

Luis del Monte, locutor, trovador y amigo, luego de luchar contra el Alzheimer murió el 29 de agosto de 1993. Su legado y memoria fue inmortalizado por el productor Rodrigo Escobar Tamayo, quien le compuso “Adiós a Luis del Monte”, que en la magistral interpretación de Toñito Vargas se incluye en esta producción.

viernes, 16 de octubre de 2009

DISCOS TAMAYO APOYA AL FESTIVAL NACIONAL DE LA MEJORANA COMO BALUARTE DEL FOLCLOR NACIONAL

Discos Tamayo reafirma su compromiso con el impulso y posicionamiento de las expresiones artisticas musicales panameñas durante el Concurso Nacional del Acordeón Rogelio "Gelo" Córdoba 2009, en el marco del Festival Nacional de la Mejorana. De izquierda a derecha: Dagoberto "Yin" Carrizo, el cantor de la Patria; Rogelio Cruz Rios, acordeonista del conjunto de los hermanos Cruz y luego Procurador General de la Nación;  Jorge Luis Escobar, Presidente de Discos Tamayo; y Ceferino Nieto, el estilista del acordeón.

Premiación de Melvin Gutierrez,  ganador del concurso  Gelo Córdoba 2009. Melvin recibe una colección de CDs  de los mejores acordeonistas panameños de todos los tiempos, y la grabación de dos temas musicales para ser incluidos en el disco "Clásicos de Oro de la Música Tipica Vol. 4", hacen entrega Yin Carrizo y Ceferino Nieto, en representación de Discos Tamayo.
Rogelio Cruz Rios hace entrega de un CD "Historia Musical de Gelo Córdoba" a cada uno de los participantes del Concurso Nacional del Acordeón 2009, y a los ganadores del Gelo Córdoba de años anteriores a quienes les fue impuesta la medalla Gelo Córdoba por la gestión de la Presidenta y los directivos del Patronato del Festival de la Mejorana.


María Eugenia Herrera de Victoria, Directora General del Instituto Nacional de Cultura (INAC)
con Jorge Luis Escobar Presidente de Discos Tamayo.

Vista del parque de Guararé desde el Palacio de la Mejorana, durante el concurso Gelo Córdoba 2009

sábado, 10 de octubre de 2009

YIN CARRIZO PREPARA EL VOL. 1 DE SU HISTORIA MUSICAL CON DISCOS TAMAYO


Yin Carrizo "El Cantor de la Patria", se reunio en su casa de Ocú con Jorge Luis Escobar presidente de Discos Tamayo, para seleccionar los 20 temas musicales que serán incluidos en el volumen 1 de la Historia Musical de Yin Carrizo.

Con esta producción, que incluye un documental sobre su vida, se le rinde homenaje a Yin cuyos temas son ampliamente solicitados por el público seguidor del "Romantico de Todos los Tiempos".

miércoles, 30 de septiembre de 2009

TAMAYO CONMEMORA EL 40 ANIVERSARIO DE CARRERA DE OSVALDO AYALA LANZANDO SU HISTORIA MUSICAL VOL. 1


Contiene 20 temas de clásicos de Osvaldo Ayala tales como: Nubia, Anhelos, Mi Llanto, Mosaico Ritmo Santeño, Poutpourri de Ojos y muchos más.
Incluye un librillo con un compendio biografico de Osvaldo Ayala, imagenes y el análisis de la contribución de su propuesta musical a la evolución de la música tipica popular panameña.

NOTAS BIOGRÁFICAS DE OSVALDO AYALA
“EL ESCORPIÓN DE PARITILLA”

Nacido el 21 de septiembre de 1952, Osvaldo Ayala transcurrió su niñez y desarrollo juvenil en el corregimiento de Paritilla, provincia de Los Santos.

A la edad de 7 años su padre Francisco Ayala le regaló un acordeón a su hermano mayor y, todas las tardes, cuando su hermano estaba en el colegio, agarraba el instrumento y escuchaba en la radio las canciones de Dorindo Cárdenas; de esta manera se guiaba hasta que aprendió a tocar.

Se inicio como acordeonista cuando cursaba la escuela secundaria en el conjunto típico del Instituto Fermín Naudeau, luego paso a formar parte del conjunto folclórico del Valle de Tonosí que dirigía Antonio “Toño” Díaz, con este grupo en 1967 Osvaldo viajo a representar a Panamá y a Centroamérica al tercer festival latinoamericano del folclore en la provincia de Salta de la República Argentina, donde le fue otorgada la medalla de plata como bailador, aunque también actúo como acordeonista.

A su regreso a Panamá Osvaldo Ayala, con el conjunto Tonisieño, ganó el primer premio del concurso Rogelio “Gelo” Córdoba en 1967, durante el desarrollo del Festival de la Mejorana en Guararé con los temas “Venimos de Panamá”, “Flor del Valle”, “La Espigadilla”, y “Canajagua Azul”.

Su primer tema grabado profesionalmente fue la cumbia “Pegadita de los Hombres” y “Pobre Valencia” con el acompañamiento del Conjunto Orgullo Santeño de Dorindo Cárdenas. Luego integro su propio conjunto al que llamo “Ritmo Santeño” con el que grabo “Talanquera” de Clímaco Batista y “Mi Llanto”, tema que es considerado un clásico de nuestra música típica de acordeón.

Osvaldo Ayala “el Escorpión de Paritilla”, debe su apodo a el desaparecido locutor de Radio Reforma de Chitré, Erasmo Sánchez Gril, en 1971, quien decía que “Osvaldo es como un escorpión que pica a la gente, contagiándolos de su alegría y sabor, de manera que nadie puede quedarse quieto cuando escucha su música, por lo que todos salen a bailar”. Desde entonces es reconocido con este nombre. Ese mismo año fue condecorado con la Orden Vasco Núñez de Balboa en el grado de Comendador.

Dos de sus canciones, "Si Supieras" y "Anhelos” figuran en Colombia entre los 100 mejores vallenatos del siglo XX. Y sus temas “Soy tu Dueño”, Sin tu Presencia”, “Sentimientos del Alma” y “el Pañuelito” de la década del 80 lo posicionaron firmemente en el alma musical de los panameños.

Reconocido por la Revista Billboard como uno de los mejores acordeonistas del mundo, la larga carrera de Osvaldo incluye presentaciones en varios países de América y España, así como en eventos internacionales de turismo, jazz y folclore, como la Exposición Universal de Sevilla (1992).

En 1995 la Asamblea Legislativa lo nombro como el primer Embajador Cultural de Panamá, posición desde la cual llevo su música a España, Bélgica, Alemania, Italia, Portugal y Canadá. El 3 de noviembre de 1995, en el Centro de Convenciones Atlapa, se convirtió en el primer artista del acordeón en Panamá en ofrecer un concierto con la Orquesta Sinfónica Nacional. En 1996 sus temas: “Eres Mi Canción” y “Mi Favorita” lo hicieron acreedor al Premio Grammy en la categoría Tropical con el álbum La Rosa de los Vientos de Rubén Blades.

Osvaldo Ayala participo en la última feria del siglo para Europa en La Expo 98, en Lisboa Portugal; y junto a la Orquesta Sinfónica de Panamá fue invitado por el Gobierno panameño a participar en la ceremonia de transferencia del canal de la administración de los EEUU a la administración panameña el 31 de diciembre de 1999, en donde nuevamente compartió tarima con Rubén Blades.

El 15 de agosto de 2007 el gobierno panameño lo condecoro con la Orden Belisario Porras, en el grado de Comendador, en atención a su “abnegación, dedicación, esfuerzo y firme determinación en la proyección de la música de Panamá, lo que constituye un digno ejemplo para las presentes y futuras generaciones de panameños", destaca una nota de prensa de la Cancillería.


Osvaldo, nombrado Hijo Meritorio del distrito de Las Tablas, provincia de Los Santos; a lo largo de su carrera ha alternado con artistas de reconocida trayectoria como Rubén Blades, Bush y su nuevo sonido, Celia Cruz, Tito Nieves, Carlos Vives, Willie Colon, Millie y sus Vecinos, Wilfrido Vargas, los Rabanes, Erika Ender, John Secada, Las Chicas del Can, Fernandito Villalona, Eddie Palmieri, Gilberto Santa Rosa, el Binomio de Oro, el Gran Combo, Thalia, y Raúl di Blasio, entre otros. Su talento como artista, compositor, acordeonista e intérprete es reconocido en Panamá y el Mundo.

Cantante, acordeonista, compositor y avanzada de nuestra música de acordeón en el mundo; Osvaldo Ayala es y será reconocido por la posteridad por sus esfuerzos dirigidos a enriquecer la propuesta musical panameña y por su dedicación y constancia en internacionalizar nuestro talento musical expresado en su canto y las notas de su acordeón.

lunes, 31 de agosto de 2009

HISTORIA MUSICAL DE VICTORIO VERGARA VOL. 3



Contiene 19 temas con el acordeón de Victorio Vergara y las voces de Lucho de Sedas y Lucy Quintero: Abreme la puerta, Jardin mi Linda Gloria, Muñequita Linda, No llores más, Rio Caldera, Triste Inquietud, Ana Belsy Jaén, Deja de Llorar, Mi Negra, Sentimiento de ella y muchos más
En este 3er. Volumen de la Historia Musical de Victorio Vergara le rendimos homenaje a la inigualable voz de Lucho de Sedas.


miércoles, 5 de agosto de 2009

JOSÉ DEL CARMEN GONZÁLEZ - MIS MEJORES MEJORANAS


Con este disco doble que incluye "Desde mi Silla de Ruedas", de la autoria de Rufino Barahona,

considerada la décima más famosa de Panamá; iniciamos la serie Clásicos de la Décima y la Mejorana. Esta producción incluye la biografía de Jose del Carmen González, su contribución a la evolución de la décima en Panamá, la letra de Desde mi Silla de Ruedas, una colección de imágenes y 25 temas en versión original.

Notas Biográficas de José del Carmen González "El Orgullo de la Tiza"
José Del Carmen González nació en el corregimiento de La Tiza, distrito de Las Tablas, provincia de Los Santos, el 13 de febrero de 1934. Hijo de Emilio Onofre González Ruiz y Agustina González de González. A los 18 años emigro a la ciudad de Panamá donde su hermano Emilio que laboraba en la Cervecería Nacional, posteriormente emigraron también sus padres y sus hermanos: Bolívar, Luis Anselmo, Clementina, Dora María, Fredesvinda y Maximino.

Con José del Carmen Bosques, compositor de “El orgullo de la Tiza”, aprendió a tocar guitarra y definió su orientación musical. Laboro en el departamento metropolitano de aseo, hasta que fue pensionado debido a sus padecimientos del corazón. De allí se dedico por entero al arte del canto de la décima panameña.

A este laureado artista nacional, considerado el más sentimental de todos nuestros intérpretes de la mejorana, le correspondió abonar el terreno de la décima, que para la época gozaba de muy poco valor, por no decir que era desconocida en ciertas regiones del país. José llegó a cautivar a los más severos críticos y gozó de aprecio y admiración por parte de sus colegas, cuando grabo “Desde mi silla de ruedas” demostró vivir la tragedia de Rufino Barahona y muchas personas que no le conocían llegaron a pensar que era él quien había sufrido la tragedia. También cantó con mucha emoción y sentimiento los versos y décimas de Severino Medina, de Las Lajas, Las Tablas, de Rodrigo Escobar Tamayo, y de Antonio “Toño” Díaz.

José del Carmen González, representó con hidalguía al hombre sencillo, franco, alegre y dicharachero, al buen amigo, al hombre sincero de nuestro interior querido. Hoy su voz, heredada de su padre, Emilio Onofre González, gritador y salomador de las juntas de embarras de la región, se inmortaliza al escuchar su historia musical que el sello Tamayo presenta para la posteridad. su afición favorita eran los caballos y las peleas de gallo. Los que conocieron a José del Carmen nunca olvidaran su sonrisa franca, su carácter festivo y su don de gente, lo que sumado a su carisma y talento le ganaron un sitial especial en el alma popular. Fue José quien popularizo el torrente Gallino Lamento, así como El Llanto y el Zapatero, sus torrentes predilectos.

José murió a la edad de 35 años. En su corta vida jamás se separó de su querida guitarra encordada a la zurda, ni siquiera en su lecho de enfermo; su voz quedó truncada la madrugada del 14 de octubre de 1969, y como homenaje póstumo Luis del Monte le grabo un tema dedicado a su memoria en reconocimiento al inmenso legado que dejo a nuestra música.

Decía Rodrigo Escobar Tamayo “la mejorana es hoy por hoy uno de los ritmos más panameños que existen”, y el canto de José del Carmen contribuyo grandemente a su difusión en todo el istmo, al igual que las voces de los precursores Luis del Monte, Juan Andrés Castillo, Pille Collado, Toñito Vargas y Agustín Rodríguez.
En una oportunidad en que José, canto una serenata con el poeta Severino Medina, este último le dijo al terminar, “Si yo tuviera la voz tuya José, no me callaría nunca la boca, me la pasaría cantando por siempre”.
La muerte de José del Carmen fue una pérdida irreparable para la música típica, su familia y su natal “La Tiza” de las Tablas. Sus colegas y el pueblo panameño no lo olvidaran jamás.

Reconocimientos al legado musical de José del Carmen González
Durante varios años se hizo el concurso José del Carmen González en la Feria Internacional de Azuero, en la provincia de Los Santos; en su pueblo natal, La Tiza, se erigió un busto a su memoria y en su honor se hace un acto el 2do. sábado de octubre de cada año. Se instituyo además la Medalla José del Carmen González en reconocimiento al talento en el canto de la décima, siendo galardonados 4 medallistas.

En el distrito de San Miguelito se desarrollo un torneo que llevo su nombre; y el inmortal “Jardín Cosita Buena” (ubicado en la vía Fernández de Córdoba) bautizo con su nombre la tarima dedicada a los cantadores de décima.

HISTORIA MUSICAL DE TERESIN JAÉN VOL. 2


Este 2do. Volumen de la Historia Musical de Teresin Jaén "El Taquilero" contiene 16 temas originales remasterizados a sonido digital:
La Espina, La Novia del Estudiante, La Democracia, Mi Niñez, Mi Sufrimiento, Pena y Dolor, Sueño con María, Lejos de Tí, Te Vas y No Vuelvas, Palomita Sabanera, Palito de Limón, La Margentina, Ya Nacio el Niño, Mis Penas, Vuela Mariposa, y La Linda Ballesteros.
Este CD contiene una colección de fotos e imagénes de articulos diarios de 1968 a 2004 que ilustran la vida del artista, el reconocimiento a su talento y el tributo que le dispenso en todo momento el pueblo panameño.

HISTORIA MUSICAL DE VICTORIO VERGARA VOL. 2

Contiene 18 temas con el acordeón de Victorio Vergara y las voces de Lucho de Sedas y Lucy Quintero:

A la sombra de mi mamá, Te he vuelto a ver, Acomódate que voy, Cubanita de mi amor, Delia Acevedo, Ranchito Viejo, Homenaje a Lucy Quintero, Nunca me has querido, Rosita Serrano, Mariela, Mi negra me dejó, El que no tiene amores, De ti me enamoré, Nadie pa’ na’, Año viejo que se fué, Fiesta de Santa Librada, Pena y Dolor, y Papel Guardado.

En este 2do. Volumen de la Historia Musical de Victorio Vergara le rendimos homenaje a la inigualable voz de Lucy Quintero.

Notas Biográficas de Lucy Quintero “La Perla Negra de Monagrillo”
Lucy Quintero es una de las cantantes más destacadas en el ámbito nacional. Desde niña, esta dama de la voz privilegiada demostró que su vocación era cantar.

Heredó este arte de su madre, Elvira Quintero, quien cantaba tamboritos, mientras que su hermana Leticia Quintero, también cantante, murió sin que se le reconociera su aporte a la música típica.

Su carrera profesional inició a los 12 años de edad, en la década del 50, con el conjunto de Ramón González; luego alternó con el grupo de Lorenzo Santana y a los 16 años tocó con Teresín Jaén, con quien grabó “Quiéreme como yo te quiero”; destacándose además en los conjuntos de Ceferino Nieto, Chalino Nieto, Osvaldo Ayala y Roberto “Fito” Espino.

El 26 de enero de 1971 ingresa al conjunto “Plumas Negras” de Victorio Vergara, y le corresponde trabajar las voces del grupo con Lucho De Sedas. Ambos artistas fueron quienes introdujeron las letras de amores en la música típica popular panameña. Lucy acompaño a Victorio siendo la cantante del conjunto por 25 años, hasta que decide retirarse de los escenarios, y contribuyo a cimentar el éxito que Victorio Vergara mantuvo durante toda su carrera.

Aunque la saloma, que el productor Rodrigo Escobar Tamayo denominó como "una voz melodiosa", surgió en 1938 con Eneida Cedeño; el aporte de Lucy Quintero contribuyó a resaltar la música típica panameña popularizándola entre la juventud. Por ello Lucy es considerada, en el ámbito folclórico, como una de las "Reinas de la Saloma", título que comparte con Eneida Cedeño, Esthercita Nieto, Catalina “Catita” Carrasco, Leónidas Moreno, Lucy Jaén, Idamerica Ruiz, Digna Acevedo y Gilda Cárdenas.

“La Perla Negra de Monagrillo”, ha sido homenajeada por diversas Municipios y Alcaldes de la República como agradecimiento por su contribución a la música típica y el folclor de Panamá.
Lucy Quintero personifica el aporte de varias generaciones a la preservación de la cultura orejana, esencia del sentir de nuestro hombre del campo, que sin pretensiones ni poses fingidas expresa libremente lo que siente el alma musical de nuestro pueblo siendo por ello símbolo de la música nacional.

HISTORIA MUSICAL DE TERESIN JAÉN VOL. 1


Temas del CD Historia Musical de Teresin Jaén Vol. 1 "El Rey"

Contiene 18 temas: El Último Besito, Cariñito Grande, La Cita, Dolor y Tristeza, El Valle Florecido, Cariñito Verdadero, Catalina, El Cóndor Herido, El Pajaro Negro, Fuego Lento, Fuente de Amor, Dejame Quererte, El Cóndor Legendario, La Compañerita, El Trovador Ambulante, Alicia la Campesina, y Amor en Navidad.

Notas Biográficas de TERESIN JAÉN: “El Rey”
Origen y Evolución Musical
Nació en la Ciudad de Las Tablas, corregimiento de Palmira, provincia de Los Santos, el 23 de Junio de 1942. Posteriormente, su familia se trasladó al corregimiento del Sesteadero, en donde aprendió a tocar el acordeón. El arte musical lo heredó de su abuelo paterno Teresin Jaén, quien fue un experto violinista, y que desde muy temprana edad tocaba el acordeón con facilidad.

Teresin practicaba con el acordeón de su hermano Salvador. Las primeras canciones que tocó fueron “Me voy con soledad” y “Comiendo caramelos”, muy famosas durante su infancia y adolescencia. Tocaba la churuca en el conjunto de su hermano Salvador Jaén y tuvo su primer encuentro con el público en el pueblo de Quindi, distrito de Pedasí, a finales de la década del 50. Esto se dio debido a que, en ese entonces, su hermano sufrió un percance al caerle una partícula en el ojo, causándole una reacción alérgica, lo que le impidió atender dicho evento. Ante esta situación, Teresín deja la churuca, toma el acordeón y amenizó el baile durante toda la noche.

A los 17 años de edad, en 1959, Teresín decide tomar el camino de la música en lugar del de la agricultura e inicia su carrera profesional musical, siendo su primera gran presentación en Calle Arriba de Las Tablas, durante el Carnaval. Luego funda su conjunto al que llamó “Alma Interiorana”.

Desarrollo de su estilo y producción musicalCon la ayuda de Salvador Medina y “Papito” González, logra que Agustín “Tincito” Decerega, propietario del Club Santeño en la ciudad de Panamá (ubicado frente a la emisora “La Voz del Pueblo”, cerca de calle 17), le permitiera realizar una presentación en su jardín en la década del 60, la cual fue lleno completo. A partir de allí, Teresin toca sus presentaciones en el Jardín La Pollera, en los toldos de la avenida Central, en Calidonia; y en el Club Santeño. Sus presentaciones se caracterizaban por el éxito en taquilla y los llenos completos, de allí su apodo “El Taquillero”

Hace su primera presentación musical para todo el país, en la ciudad capital, a través del programa “Monte Adentro” dirigido por Rodrigo Rodríguez y Antonio “Toño” Díaz, en la emisora Ondas Istmeñas, entonces ubicada en el edificio IBM en la Avenida México y Calle 33.

Según nos dice el notable folclorista Antonio “Toño” Díaz: “desde sus inicios, Teresin se caracterizó por ejecutar un ritmo diferente, como una especie de picado y brincadito, que lo hizo rápidamente conocido entre las masas populares las cuales lo distinguieron con los apodos de “El Zurdito de Oro”, “El Taquillero”, y “El Rey”, elevándolo al salón de la fama de la música típica nacional”.

Compadre y amigo personal de Don Rodrigo Escobar Tamayo, Teresín Jaén grabó con el sello Tamayo más de 580 canciones lanzadas en discos de 45 revoluciones por minuto, Long Play y Disco Compacto. Muchos de sus temas son considerados clásicos de la música típica panameña, como “Quiéreme como yo te quiero”, conocida en el interior como “La Cocorocha”, y su primer disco de 45 revoluciones por minuto, con los temas “Borracho y Amanecido” y “Rosa” (dedicado a su madre), del cual se vendieron más de 20 mil copias, un récord en los años 70.

Teresin recuerda que su música se caracterizaba por tener poca participación de la saloma femenina, ya que su canto gustaba mucho. “Yo fui el primero que cobró 3 mil dólares por una noche de baile en la década del 70”, decía con orgullo.

Teresin Jaén un hombre sencillo, sensible, sentimental, tímido y generoso, fue el creador de un estilo musical que impacto para siempre el gusto musical de los panameños, quienes en cada presentación de “El Taquillero” llenaron a máxima capacidad los mayores salones de baile de Panamá. Su vida tuvo altas y bajas. Conoció la fama, la riqueza, la soledad y el olvido. Fue un gran bohemio que amaba la música y la parranda.

Murió el 8 de agosto de 2004, frente a la casa del folklor en Las Tablas, tras ser atropellado por un vehículo que transitaba la recién inaugurada vía las Tablas – Pedasí; dejando tras de sí un legado que sigue vivo como tributo a la gloria del rey del acordeón.

HISTORIA MUSICAL DE ROGELIO "GELO" CÓRDOBA

Tamayo Records, lanzo la Historia Musical de Gelo Córdoba, 15 temas en sonido original remasterizado que rinde tributo al padre del acordeón en Panamá:

Canajagua Azul, Aires Santeños, La Viudita de la Miel, La Flor de Lilolá, Me voy a Pedasí, A Chitré, Sinceridad, Todo en la Vida Pasa, La Espigadilla, Pica Pica, Ráscate, Arroz con mango, El Bandido, Amorcito Lindo, y Mogollón.


ROGELIO "GELO" CÓRDOBA Y SU APORTE A LA CULTURA MUSICAL PANAMEÑA
Algunas notas biográficas

Rogelio Gelo Córdoba nació en El Paradero, próximo al Mogollón de Macaracas, Provincia de Los Santos, el 15 de marzo de 1911. Hijo de la Sra. Gertrudis Córdoba y Fermín Cortés, siempre llevó el apellido de su madre. Fue hijo único.

Sabemos con certeza que en sus años juveniles aprendió a tocar el violín con su tío Sacramento. Este último acostumbra­ba a interpretar música en los eventos religiosos que antiguamente se realizaban con motivo del sepelio de algún párvulo. Con esta intención fue que Gelo Córdoba se inició en el arte musical; para suplantar a su tío cuando éste confrontaba alguna dificultad. Sus primeros violines los construyó de un árbol llamado "balso". Hemos podido determinar que en sus primeros años Gelo tocaba de oído y desconocía el pentagrama musical, pero que posteriormente recibió algunas clases de música en la Ciudad de Chitré. Con el tiempo el acordeonista santeño decidió integrar un conjunto típico que fue bautizado como "Plumas Negras". Se le llamó así debido a que la primera cantante, así como el las mayoría de los integrantes del conjunto eran de tez morena. Al menos esa es la versión que hemos recogido de boca de sus familiares más cercanos.


Don Gelo Córdoba falleció en la Ciudad de Panamá el 5 de febrero de 1959 a la edad de cuarenta y ocho (48) años. Sus restos reposan en el panteón de Pedasí. De él nos han quedado grabadas algunas ejecuciones musicales de su "Plumas Negras". Entre ellas están: Mogollón, Canajagua Azul, Conejo Muleto, Chitré, La Flor de Lilolá, La Viudita de La Miel, La Pica Pica, Carretera a Canajagua, Arroz con Mango, Todo en la Vida Pasa, Sinceridad, entre otras.

Contribución cultural

"Gelo" es un exponente de nuestra música popular de acordeones; categoría musical que queda enmarcada dentro de la denominada "música típica". El acordeo­nista santeño posee el mérito de haber sacado al acordeón del ostracismo social en que se encontraba e iniciar la carrera para colocarlo en un primer plano nacional. En efecto, debemos admitir que fue el acordeón de Córdoba el que osó por vez primera salir de las cantinas y asomar su faz en las salas de bailes de los pueblos de Azuero. Con este intérprete santeño comienza el desplome del violín y la subsiguiente desapari­ción de los bailes de salón. A partir de este momento la embrionaria elite pueblerina deja de realizar sus bailes de la "crem" y el violín pasa a un segundo plano. Gelo Córdoba es, pues, el artífice de la hegemonía del acordeón.

Otro aspecto trascendente de su obra radica en la respuesta contrahegemónica de sus interpretaciones musicales. En su música canta el hombre del pueblo, el orejano que vive en su microfinca el abandono centenario del hombre rural. Y como siempre ha acontecido en la historia de la música, son los aires populares los que desafían la hegemonía de las clases dominantes. Gracias a ese empeño, al final del Siglo XX, los ricachos tendrán que bailar "La Querida" y "Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde", porque el pueblo, a su manera, siempre se impone.
En interpretaciones como "El Mogollón" y "Conejo Muleto" aflora el alma popular. Se trata de contenidos musicales sin pretensiones académicas, nacidas al calor del hombre que añora la cuna en donde se mecieron sus años primeros y la actividad de caza de conejos que practicó en un desconocido piñolar interiora­no. Desde entonces con el acordeón ahoga el orejano sus penas y sublima sus deseos de liberación.

El músico del Canajagua es más que un acordeonista. Reúne en sí al hombre montaraz que bajó de la sierra al poblado. Desafío de la cutarra orejana contra la embrionaria clase pueblerina asentada en la plaza colonial. El acordeón de Córdoba es naciona­lis­ta, contrahegemó­nico, provocador de rupturas musicales que son el reflejo de las transformaciones de la estructura social azuereña. Lo que ha pasado después con su acordeón -vale decir su comercialización-, es producto de la dinámica social y en modo alguno imputable a su santeñismo musical.

Al iniciar el Siglo XXI resulta impostergable reconocer el valor trascendental de Rogelio “Gelo” Córdoba, su música y su acordeón. Al santeño le valoramos no sólo por ser pionero visionario de nuestra música típica, sino por habernos dejado una estampa musical que evoca nuestro origen cultural, así como la tradición del hombre del campo cuyo sudor, vivencias, alegrías y tristezas fueron inmortalizados por las notas de su acordeón.

Lo significativo del aporte cultural de Gelo Córdoba, más allá de la ejecución y autoría de piezas musicales, reside en el valor nacionalista de las mismas en el contexto cultural e histórico en el que surgen.